Skip navigation

 

FaBuRLA dE La mOScA 

 

    La mosca revoloteaba confusa alrededor del bulbo.
 
    Con sus largos esquís de aguja y sus alas de filigrana, fue a postrarse sobre la ardiente bóveda celeste. Sacó el diminuto brazo de mariposa de entre los dientes, caminó varios pasos y dio un lengüetazo para probar la materia de que están hechos los cielos: un latigazo de luz y electricidad corrió a través de su cuerpecito, achicharrándola como un matamoscas, al instante…
(La chara-musca por fin había llegado a casa).

  
FABURLA DE LA MOSCA,
© 2002, Ricardo Mata.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: