Skip navigation

  

XI. Reflexión después de ver porno…

 

Hay hombres que a menudo son hermosas bestias disfrazadas de hombres. Sus cuerpos fuertes, de piernas membrudas y espaldas anchas, claman ser tomados por la fuerza. Existe una increíble fuerza erótica brotando en cada pliego de la piel y en cada vello que a menudo crece como pasto verde sobre todo el cuerpo. Sus pubis planos, tupidos y olorosos invitan a probar la materia del que están hechos y encontrar al delicioso gusano que se esconde en el corazón de la manzana. Los glúteos carnosos no son sino dos jugosas naranjas esperando ser devoradas gajo por gajo, y las tetillas simplemente dos tiernas fresillas rosadas esperando ser olisqueadas con la punta de la lengua. Los rincones de un hombre son en extremo deliciosos; hay rincones agridulces, como el de la axila, que huelen a vainilla y a sal. En cambio, hay otros más aromáticos, como el de la entrepierna, que huelen a azafrán, a canela y a sexo, todo en un coctel de feromonas. Adoro probar el esfínter rosáceo que se esconde a menudo como un temeroso marisco entre los glúteos, como una pequeña boca que se abre contra voluntad de su dueño y emana un delicado bálsamo. Su sabor es fuerte y afrodisíaco al paladar, como el de la tierra mojada. Los testículos de un hombre son dos salamandras rojas que se aflojan y estiran desmayadas en tiempo de calor; su textura es suave y dulce, como el de la mantequilla tibia que juntos contienen. El cuerpo de un hombre es, sin duda, el cuerpo de un toro: la  fuerza animal que aflora desde dentro es lo que le da ese enorme atractivo masculino y lo que incita al deseo, abre las pupilas, abre el apetito…

Se me ha dicho que el sabor de una mujer excitada es igual de irresistible que el de un hombre, y que sus rincones ofrecen por igual un sin número de opciones al paladar humano. ¿Será? Tendré que comprobarlo personalmente algún día. En la naturaleza y en todo el reino animal, los machos son los ejemplares con mejores colores, plumas, melenas, escamas, ornamentos… 

   Rigatito Némesis, 2009.

 
 

2 Comments

  1. Hay mi bueno amigo yo queria dormir tranquilo, pero tras este cumulo de sensaciones, olores y demas aplicacion de los sentidos, dudo poder conciliar el sueño. Esto es adictivo, tendre que seguir leyendo.

  2. Waoooow ¡¡¡ que recuerdos hiciste que llegaran a mi mente ¡


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: