Skip navigation

 

XVIII. Reflejos

 

 

 

A lo lejos se repite la canción de Skin en el estéreo. Una nube de vapor con olor a menta sale huyendo del baño, y una gota de sudor brinca desde la punta de mi pelo y baja, corriendo presurosa hasta mis nalgas. Hoy vi tu reflejo en el espejo. Hoy quiero recordar tus manos grandes apretando mi espalda, el choque de tus dientes inexpertos que precede al temeroso beso, tu pubis perfectamente plano y el olor a jabón de tu sexo. Hoy quiero recordar tu ropa vomitada sobre el piso, esa mirada tuya que anhela y busca amar sin ser descubierto, y quizás esa sensación de miedo de un beso dado en las penumbras frías de un salón de clases al jugar a las escondidas. Quiero recordar el sabor de la electricidad estática corriendo por la piel de un amante que da chispazos al contacto y que puede incendiar incluso una cama. Quiero recuperar la inocencia de volver a tener tu cuerpo desmayado sobre mi cama y recorrer lo inexplorado a través del tacto de mi boca. Hoy quiero ponerme el traje de amante y jugar en nuestra cama a que me deseas, a que me tragas en esas sábanas profundas, a que nos amamos. Sin querer, la vida me enseñó a compartir pedacitos y cucharadas de amor sobre mi cama.

Tú lo sabes más que nadie, hon: There’s no need to talk it over

 

Rigatito Némesis, 2010.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: