Skip navigation

 La cola perversa del Gato…

 For thingy.

 

Tengo en las manos

una flor malva

la trufa negra  que brincó de repente,

temblorosa,

del bosque olisqueado en tu cadera.

Voy de flor en flor

como un trabalenguas azul

lamiendo pistilos y estambres

que habitan el botón de tu ombligo y tu pelo.

De abejas negras zumbando

entre largas hojas de helecho

y flores purpurinas,

y un ramillete de libélulas

burbujeando leche de anís

desde el aguijón de tu vientre

hasta el encaje negro de tus piernas;

que cruzan desde el talón a la nuca,

desde tu barba oscura

donde germinan ortigas

hasta el pezón hinchado

donde florece

el ejambre de camelias sobre tu pecho.

El lirio de tus piernas

es como la cola perversa del gato;

tiene voluntad propia y se

enrosca y maulla

al despertar oculto en el laberinto

profundo que es mi boca.

En el jardín húmedo de tus glúteos

la flor roja abre los pétalos

como alas de pájaro,

y se entrega

al pez sediento,

al graznido púrpura del relámpago,

a la flecha desgranada

entre los pliegues y yerbas

de tus muslos.

El jardín de tu pubis

enramadamente delicioso…

Amo el gusano dulce

que ha penetrado en mis

floridas tinieblas:

tu zarza ardiente

apagando el maullido

violeta

de las lilas…

Tu olor a gardenias,

para mí, es el coito.

© Rigatito Némesis, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: